Del exilio a la muerte, carrera harto difícil de digerir

Dice Mäuren Maya que

“Durante los últimos años varios exiliados políticos, además de Imelda, retornaron al país atraídos por la ilusión de la firma de un Acuerdo de Paz con la guerrilla de las FARC; creyeron que las cosas habían cambiado, que finalmente entre todos y todas seríamos capaces de poner fin a esta historia de violencias, impunidades y miserias y construir esa esquiva paz que varias generaciones habían anhelado. Pero la tozuda realidad, hoy les demuestra que no es así, que este sigue siendo el mismo país violento, sin justicia y sin gobernabilidad que dejaron dos o tres décadas atrás. Sin embargo, esta vez no están dispuestos a pasar al cadalso como ocurrió con los líderes y las liderezas de la UP ni a tolerar un nuevo genocidio. Tampoco están dispuestos a renunciar a sus derechos ciudadanos ni a ceder en su ideal de buscar trasformaciones sociales a través de la acción política. Entonces ¿qué opción les queda? ¿Qué opción nos queda?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s