Castrense, no de Castro, sino de ejércitos y conmemoraciones de batallas

Colombia y la batalla de Boyacá 

Bolívar, que era de origen familiar aristócrata y terrateniente, no sólo unificó con sus  ideas, pensamiento, poder de mando, cultura, capacidad estratégica, y participación directa en el campo de batalla a la clase venezolana llamada “mantuana”, sino además a toda la naciente oligarquía de hacendados del continente suramericano. 

Fue el caso de la naciente burguesía neogranadina del Estado de Cundinamarca,. Que lanzó el grito de independencia: “¡Viva el Rey abajo el mal gobierno!” en Santafé el 20 de Julio de 1910.

De manera que el ejército surgió desde sus comienzos de las luchas independentistas con sello clasista, porque fue la oficialidad surgida de la clase terrateniente la que con Bolívar dirigía la guerra, mientras que la soldadesca toda era de origen popular la que formó sus batallones, sin que ningún general estrellado, u oficial de rango alto, proviniera del pueblo: un afrodescendiente, indígena, y mucho menos para que hicieran estas razas parte del almirantazgo de la armada, haciendo creer siempre que esta institución castrense representaba por igual a todas las clases sociales. En Colombia nunca el ejército ha sido una tropa defensora de los intereses populares, sino por el contrario de las ricas arcas oligárquicas, desde épocas remotas. 

Tampoco nunca surgió de sus filas, alguien que como Hugo Chávez, y sus  compañeros militares de origen popular en la Fuerza Armada venezolana, como similar se diera en este país. Aquí desde los tiempos del liberal Santander, pero liberal por el lado del libre cambio capitalista yanqui, nunca hubo parigual como es  el caso  que se da en  Venezuela. 

Bolívar que unificó a la oligarquía terrateniente suramericana, librando la guerra de independencia contra España, piensa en la creación de un solo país, capaz de contener las ansias nacientes imperiales como lo explicó años después en sus escritos el  patriota cubano José Martí. El Libertador fue atacado por su clase social al proponer que las tierras quedaran en manos de los indígenas y de los campesinos pobres, y que además se diera la libertad a los esclavos negros, como se lo prometió al presidente Petión en Haití en 1816. Hasta el punto que se atentó muchas veces  contra su persona, siendo la más grave la ocurrida en Bogotá en la noche septembrina, planificada por Santander,  haciendo que renunciara a su cargo, para salir desterrado hacia la costa Caribe, donde murió en santa marta, pobre, enfermo, triste y abandonado por todos.

El ejército por su origen de clase, siempre estuvo de espaldas a los intereses populares, y a la defensa de los recursos naturales en manos de las multinacionales. Especializado en doblegar cada brote de rebeldía como lo hizo el 9 de abril de 1948, cuando un tanque de guerra apunto su metralleta y disparó contra la multitud a la entrada de la Plaza de Bolívar, que furiosa avanzaba  hacia la casa presidencial, donde mandaba del conservador Ospina Pérez, perteneciente a la oligarquía agrario –financiera, que el líder Gaitán, denunciaba y atacaba en todos sus discursos. También es el mismo ejército que masacró a 13 estudiantes de medicina der la Universidad Nacional en la Carrera Séptima de Bogotá, el 9 de junio de 1954, al año de estar en el poder la dictadura del general Gustavo rojas Pinilla. Y la reciente masacre de hace tan sólo 30 años  de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, civiles y guerrilleros mal armados del M-19, hecha con ráfagas, cañonazos y misiles explosivos incendiarios en una irracional y bárbara respuesta, a la toma del Palacio de Justicia, aquel siniestro 6 y 7 de noviembre de 1985, replicando ante las súplicas de magistrados y civiles para que detuvieran el fuego que:”Vamos a entrar sin respetar la vida de nadie…” Como lo hicieron, según el testimonio escrito de Clara Helena Enciso, la única guerrillera sobreviviente del holocausto. Esta institución castrense es la misma que realizó, infinidad de los falsos positivos, y más que combatir a la insurgencia, le hizo la guerra al pueblo colombiano durante los últimos 50 años de conflicto, eliminando en connivencia con los paramilitares narcotraficantes, a sus dirigentes y organizaciones, como ocurrió con la unión Patriótica, UP, con más de cinco mil víctimas, y muchos de ellos desaparecidos por los organismos estatales, entre los que se contaron tres candidatos presidenciales, senadores, asambleístas, concejales, universitarios, artistas, personajes de la televisión, miembros de partido comunista y otras agremiaciones políticas, civiles, etc. 

El origen del ejército clasista colombiano, es el mismo de las demás fuerzas armadas latinoamericanas a excepción del cubano, que lo remplazó mediante una revolución socialista, y por supuesto el de la Venezuela bolivariana..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s