Bitácora Sexodiversa: En defensa del aborto en Venezuela de Giovanna Mérola (VIII parte)

 una nueva entrega del libro “En defensa del aborto en Venezuela” de Giovanna Mérola. 

En esta oportunidad, terminamos con el capítulo 1. A continuación, el apartado V que trata sobre los diversos métodos para practicarse un aborto.

Si quieres saber porqué transcribí este texto, lee esta nota
Las pobres no tienen acceso al aborto seguro http://ow.ly/O9KyM  

Si quieres leer los capítulos previos, acá los enlaces
En defensa del aborto en Venezuela de Giovanna Mérola
Parte 1 (Por qué transcribí el libro) 
Parte 2  
Parte 3  
Parte 4  
Parte 5  
Parte 6  
Parte 7 

Capítulo 1 – El aborto en el mundo

V. MÉTODOS: DEL CURETAJE A LAS ANTI-HORMONAS.

El aborto, como se ha explicado, era una práctica corriente en los pueblos antiguos hasta principios del cristianismo. El ejercicio del aborto era enseñado por las mujeres griegas y romanas, así como las prácticas anticonceptivas; ambos métodos se basaban sobre todo en recetas hechas a base de plantas medicinales y otras técnicas. Del ginecólogo griego Soranos (año 98-138 a.c.), se conoce una receta anticonceptiva a utilizar por la mujer antes del acto amoroso, en la que recomienda mezclar partes iguales de corteza de pino y de suma que (Rhuscoriaria) con vino; con la mezcla se empapa un trozo de lana y se coloca en la vagina. En el Talmoud se dice que una mujer puede beber una taza de raíces y volverse estéril. En Japón las mujeres se protegían con miel (de todos es conocido el alto poder germicida de la miel). La variedad de métodos anticonceptivos y recetas depende de cada país y aún hoy en día se utilizan algunas de ellas (1). 

En la actualidad se conocen varias técnicas (2) por medio de las cuales se puede practicar un aborto. A continuación señalaremos algunas de ellas y las características principales de estos métodos.

1) AUTO ABORTO (3)

La mayoría de las cifras estadísticas disponibles sobre los abortos ilegales constatan que las mujeres se practican ellas mismas el aborto o se lo hacen provocar en algunos casos, por individuos no calificados para efectuar operaciones tan delicadas.

Estas intervenciones casi siempre dolorosas, degeneraron en graves infecciones que requieren hospitalizaciones. Los métodos empleados son peligrosos: se pueden dar perforaciones del útero con instrumentos agudos (agujas de tejer, alambres, etc.), lo que provoca hemorragias graves; también puede darse el caso de la inserción de cualquier objeto en el cuello del útero, lo que origina infecciones, o contracciones que producen la expulsión del feto. Igualmente la utilización de líquidos jabonosos, pócimas venenosas, vinagre, etc. puede generar una grave infección. Una vez que ésta se declara, la mujer llega casi siempre de emergencia al hospital, donde se le practica un curetaje. Si llega a tiempo, es posible que salga con vida. Sin embargo, es conocido que durante años las mujeres han pagado con su vida y sufrimientos la práctica ilegal del aborto, realizado en la mayoría de los casos en condiciones higiénicas deplorables.

2) MÉTODO DE DILATACIÓN Y CURETAJE

Los peligros inherentes a la interrupción del embarazo están relacionados esencialmente con la fragilidad de los órganos genitales y la brutalidad de los medios empleados para provocar el aborto. Desde los años 50 se viene utilizando el método conocido como Dilatación y Curetaje (D&C), el cual se utiliza cuando el embarazo no pasa de los tres meses. En la aplicación de este método el médico comienza con un dilatador cuyo diámetro es similar al de un pitillo de refrescos, y lo introduce a través de la abertura del cuello del útero. Progresivamente se va reemplazando este tubo por otros de diámetros más anchos hasta llegar a uno del tamaño de un tabaco. Como el cuello uterino está constituido por músculos, éste puede ser ensanchado hasta permitir la inserción de una cureta (ver fig. No. 1) La cureta es un instrumento de metal que se introduce en la cavidad uterina para raspar la mucosa interior del útero y lograr el desprendimiento del embrión y la placenta. A continuación se utiliza un fórceps y pinzas largas que permiten retirar las partículas del embrión y de la placenta que se han desprendido.

El curetaje es una operación fácil, pero que debe ser realizada por personas calificadas. En hospitales se hace bajo anestesia general, pero cuando se practica de forma ilegal, en algunas oportunidades, se administra anestesia local, con una simple inyección en el cuello del útero.

La operación en estas condiciones es inconfortable, pero sin dolores graves, todo depende de la habilidad del que practica el aborto y del estado psíquico de la mujer.

http://papelesdsx.blogspot.com.es/2017/02/en-defensa-del-aborto-en-venezuela-de.html?platform=hootsuite&m=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s